A no dudar. El ministro de Inmigración de la provincia de Quebec (Simon Jolin-Barrette) debe ser en estos momentos el más impopular entre los inmigrantes.