Mientras Quebec supera los 50 000 casos de COVID-19, nuevas proyecciones indican que, si los montrealeses no continúan con las medidas de prevención para frenar la propagación del virus, podría haber un salto importante en el número de hospitalizaciones y muertes por la enfermedad en el mes de julio.